Régimen Escocés Rectificado hoy.


El Rito Escocés Rectificado llegó por vez primera a España, al igual que la Regularidad masónica internacional, en el año 1982, cuando se creó la Gran Logia de España, siendo uno de los tres ritos constitutivos. En esa época, la estructura actual del Régimen Escocés Rectificado no se respetaba, siendo practicados los tres grados azules de Aprendiz, Compañero y Maestro en el seno de la Gran Logia de España (de acuerdo al criterio de regularidad establecido por Inglaterra), y quedando cercenado el cuarto grado de Maestro Escocés de San Andrés y sus logias verdes, que dependían de un Directorio del Gran Priorato de las Galias en Francia.

Este modo de funcionamiento por separado de las logias de San Juan y San Andrés, tan íntimamente unidas, representa una aberración y un atentado a la coherencia y estructuras del Régimen Escocés Rectificado, concebidas en el Código fundacional para el funcionamiento de las Logias Reunidas y Rectificadas de 1778, constituyendo en realidad dicha separación una total irregularidad desde la óptica de la Masonería Rectificada.

Sin embargo, esta situación de división subsistió para el Régimen Escocés Rectificado en España hasta el 1º de enero del año 2003, a imagen de la situación vivida en Francia entre la Gran Logia Nacional Francesa y el Gran Priorato de las Galias (legítimo y legal detentor del R.E.R.) que se encontraba ligado con la G.L.N.F. por una Convención desde el año 1958, Convención que fue rota arbitrariamente y sin previo aviso por ésta última en el año 2000, lo que permitió recuperar al Gran Priorato de las Galias su estructura original concebida en los Códigos de 1778.

Mientras tanto, en la península ibérica, y vinculados todavía a la Gran Logia de España, la Orden Rectificada proseguía su camino con grandes dificultades al tener que desarrollarse en un marco que no era el suyo, y en un entorno que no entendía ni quería su naturaleza. Finalmente, el 22 de marzo de 1993, el Gran Priorato de las Galias, a solicitud de un grupo de C.B.C.S. españoles, otorgó Carta Patente para la constitución de logias Rectificadas de San juan y San Andrés, así como Prefecturas y Encomiendas de la Orden Interior de caballería, constituyéndose de hecho un Priorato para la práctica del Régimen Escocés Rectificado bajo el nombre de Priorato de Hispania e instalando a su cabeza un Prior.

Así se continuó hasta finales del año 2002, decidiendo el Priorato de Hispania dejar y apartarse de la G.L.E. a partir de 1º de Enero del año 2003, siendo reconocido de inmediato el nuevo organismo para la práctica del Régimen Escocés Rectificado por parte del Gran Priorato de las Galias con fecha 13 de enero de ese mismo 2003. Tres meses después, el 5 de abril del 2003, en el castillo de Monzón (Huesca), el G.P.D.G. creaba el Gran Priorato de Hispania y ratificaba al Prior existente como Gran Maestro/Gran Prior, quedando así instaurada toda la estructura necesaria para la práctica Regular del Régimen Escocés Rectificado en tierras hispanas.

RETORNO A LAS FUENTES

En el nuevo Gran Priorato de Hispania, el Rito Escocés Rectificado reencontró su coherencia inicial: cada logia de San Juan quedaba vinculada a una logia de San Andrés, ella misma por su parte vinculada a una Encomienda. El Venerable Maestro y los Vigilantes de una logia de San Juan, pasan necesariamente a ser Maestros Escoceses de San Andrés. En logia de San Juan, todos los Hermanos llevan las decoraciones masónicas de su grado en la Clase masónica, incluidos los Maestros Escoceses con ciertos elementos indicativos su pertenencia a la Orden Interior. En logia de San Andrés, el Diputado Maestro es necesariamente el Comendador de la Encomienda a la que está vinculada su logia Escocesa.

En los límites de cada Provincia, la Orden Interior está dividida en Prefecturas y Encomiendas, y la Orden masónica Rectificada, en Directorios o Regencias escocesas, reagrupando las logias de San Andrés y San Juan.

La Prefectura es dirigida por un Prefecto, reagrupando diversas Encomiendas que reúnen a Caballeros Bienhechores de la Ciudad Santa y a Escuderos Novicios. La Encomienda es dirigida por un Comendador que vela por la formación de los Escuderos Novicios con vistas a su preparación para el Armamento.

El Directorio o Regencia escocesa es dirigida por un Diputado Maestro, que salvo excepción es a la vez el Prefecto. Este a su vez vela por la buena ejecución de los trabajos de las logias de San Andrés y de San Juan de su territorio de acuerdo a las directivas del Gran Maestro y de su Consejo de Gobierno.

Bajo la obediencia del Gran Maestro/Gran Prior, está el Diputado Gran Maestro/Gran Prior Adjunto, que asegura el gobierno de la Orden Rectificada en su ausencia o enfermedad, ejerciendo las funciones de Gran Prior Adjunto en la Orden Interior de caballería, y de Diputado Maestro General de las Logias en la Orden Masónica.

Cada Provincia está directamente vinculada a la Gran Cancillería General, estando bajo la responsabilidad de un Visitador particular o General, que ostenta la representación del Gran Maestro/Gran Prior y teniendo poderes del mismo por delegación.

El Gran Priorato de Hispania reconoce como es natural al Gran Priorato de las Galias, y tiene Tratados de Amistad con otros organismos que practican el R.E.R. y que configuran lo que ha venido a llamarse “la familia Rectificada” entre los que podemos citar:

  • El Gran Priorato de Lotaringia

  • El Gran Priorato Independiente de Francia

  • Gran Priorato Rectificado Independiente de Suiza

Back to Top