¿Qué interés tiene para un cristiano hacerse francmasón?


El hombre ha sido creado a imagen y semejanza de Dios. Para el cristiano, la Caída, como consecuencia del pecado de Adán, lo ha conducido a ser expulsado del Jardín del Edén, lejos de su Dios, y a tener que encontrar en la tierra los medios para alimentarse, vestirse y vivir.

El Cristianismo, como método de reconciliación para con Dios, proporciona al hombre los medios para comprender el mundo y prepararse para el reencuentro con su Creador.

El objetivo de la masonería cristiana, complementario al de la Religión Cristiana, es también el de comprender el mundo y preparar al hombre para el Juicio Final, pero encontrando la semejanza perdida (anterior a la Caída). Este es el principal objeto de la iniciación masónica cristiana.

El masón cristiano busca, por deseo y con esperanza, asemejarse a su Creador, recuperar esa semejanza perdida. Busca volver a sus antiguos derechos ayudándose con las virtudes. Se entra en efecto en masonería cristiana acompañado y guiado por las virtudes.

El masón es pues invitado a meditar el sublime origen y el sublime destino del hombre, obra maestra de la Creación. Es por lo que el conocimiento de uno mismo es el gran eje de los preceptos masónicos.

El masón cristiano debe encarnar las virtudes contenidas en la Biblia –la Biblia es su ley- y estar plenamente imbuido de las enseñanzas proporcionadas por los rituales que practica: es aquello que lo fortifica en su vida.

VOLVER A PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Back to Top